Un “repaso” a la Homeopatía

homeopLa homeopatía data del principio del siglo XIX, época en la que la farmacología comenzaba a desarrollarse. Es decir, empezaban a aislarse algunos de los principios activos responsables del efecto curativo a partir de extractos de plantas, que era lo que se había utilizado clínicamente hasta entonces con mayor o menor fortuna. Así por ejemplo, el principio activo del opio (especie de extracto lechoso de la planta llamada Papaver Somniferum, del mismo género que la amapola) fue aislado por primera vez por farmacéuticos franceses en la década de 1820. Hasta entonces, el opio había sido utilizado profusamente como hipnótico-sedante y analgésico (y también como inductor de estados alterados de conciencia, como hizo por ejemplo Thomas De Quincey). No se administraba la molécula responsable del efecto, sino el opio, el extracto completo, es decir principio activo y vehículo. A lo largo del XIX serían aislados muchos más principios activos, aparte de la morfina, de manera que comenzó a desarrollarse una farmacia química o farmacología que convivió con las curas clásicas basadas en las plantas y sus extractos, es decir la fitoterapia tradicional. Iba surgiendo un nuevo enfoque baado en los fármacos, que eran las quintaesencias que intuyera Paracelso.

S. Hahnemann (1755-1843), padre de la homeopatía, se descolgó con una filosofía enteramente nueva y divergente de la medicina tradicional, basada en la cura por contrarios (tanto la fitoterapéutica como la química). Dicha filosofía curativa pretendía “curar” en base a un nuevo paradigma: el de la cura por similares. A dia de hoy (2007) no obstante, la cura por contrarios o alopatía sigue conformando el núcleo de la medicina científica. Al menos, si consideramos la farmacología una modernización científicamente refinada de la clásica alopatía.

¿Qué era la cura por similares? Se pretendía que el mismo agente que producía el mal era capaz de curarlo, si se lo administraba en dosis mínimas y se lo sometía a ciertas agitaciones (esto de las agitaciones, parece trasladarnos a antiguas épocas en las que el pensamiento mágico era protagonista). La homeopatía que en el siglo XIX tuvo un gran desarrollo en Francia y también en España, continua hoy dia con el mismo planteamiento de cura por similares y agitación, además de la dilución extrema del principio “curativo”. Las diluciones y agitaciones, dicho sea de paso, no deben hacerse, según los entusiastas, de cualquier manera, sino con rigor y método.

Los tubitos homeopáticos -y el arsenal homeopático en su conjunto- han llegado hasta el año 2007, y no gozan de mala salud, precisamente. El actual paradigma cultural postmoderno, el continuo custionamiento de la Ciencia “dura” occidental (“deshumanizada”, “que cura enfermedades y no enfermos”, etc), el multiculturalismo mal entendido, el ignorante nivelamiento entre las terapéuticas “alternativas” y la medicina racionalista (Occidente no tiene la “culpa” de si ésta es esencialmente occidental, al menos en sus desarrollos modernos): todo ello ha propiciado no sólo el mantenimiento y hasta el incremento del status de la homeopatía, sino el surgimiento y puesta de largo de otras “terapias” más dudosas aún si cabe.

imagesConcentraciones nulas

El problema, o uno de los problemas, con la homeopatía es que, si se analizan cualesquiera de sus famosos tubitos de gránulos, por ejemplo, en los que presuntamente se nos aparece ese principio similar que ha de “curar” el mal, si se someten a una analítica cualitativa y cuantitativa rigurosa, se obtiene como resultado la ausencia total de principio. Esto es, en el tubito, tan sólo hay disolvente, vehículo. No hay ni rastro de substancia física presuntamente curativa. Por mucho que la cura haya de ser por similares y no por contrarios, me pregunto yo bobaliconamente-: ¿no habría de estar presente alguna molécula, aunque sea en concentración mínima?

Pues no hay nada, señores. Nada. Confrontados con este dato, los homeópatas hablan con desparpajo de una especie de “aura” que pervive en el tubito tras las diluciones y agitaciones y que es el responsable, según ellos, del efecto curativo. Efecto que se produce, dicho sea de paso, a veces sí, a veces no, y siempre con afecciones menores. En cualquier caso, no parece que haya mucha diferencia en relación al placebo en lo que a resultado terapéutico se refiere.

Hoy dia, existe un importante resurgimiento de disciplinas que hace sólo unas pocas décadas parecían desechadas ante el empuje de la Ciencia y el mantenimiento -que parecía férreo- del marco racionalista. Algunas de ellas -quizá la mayoría, son sencillamente risibles. No obstante hay otras, como la homeopatía y otras terapias “alternativas” que parecen situarse en una zona fronteriza entre la Ciencia y la Pseudociencia. La Homeopatía -como intento argumentar- es muy probablemente humo, supervivencias de pensamiento mágico pre-ilustrado, pero el caso es que la discutida terapeutica reviste los típicos ropajes galénicos (comprimidos, jarabes) de la farmacia científica “clásica”. Esta “apariencia externa” de medicamento les confiere una cierta verosimilitud y credibilidad. ¿Pero, insisto, donde está la molécula curativa, esa que ha que si cura si acaso por similitud?. Lo del aura no me sirve. La cosa habría que trabajársela más. En el laboratorio, si puede ser. No en el escritorio.

Cargos en contra

Los partidarios de la homeopatía exigen respetabilidad cientifica. Difícil que pueda otorgárseles. La Homeopatia no cuenta con un fundamento lo suficientemente sólido como para considerarla nada más que pura especulación, y es muy dudoso que algún dia lo tenga. No hay un cuerpo de resultados experimentales que avalen un determinado mecanismo de acción previamente dibujado, no hay mecanismo de acción dibujado. Solo hay discurso. Un discurso que suena a puro misticismo. Es lo primero que te salta a la cara cuando se ojea un libro de homeopatia: la fraseología new age que se gastan. En fin.

Y la homeopatía solo se “atreve” con pequeñas dolencias, cosillas tipo resfriado. Pero cuando estan en presencia de algo serio -y no hace falta que se trate de un tumor- me lo mandan al paciente al “alópata”, es decir al médico científico. Al insensible, al deshumanizado, a ese que cura enfermedades y no enfermos. ¿No es esto un confesión de incapacidad?

El auge de la homeopatia (disciplina con una tradición más que centenaria, pero tambien la triaca fue más que centenaria), con sus escasos fundamentos racionales, su esencia basicamente especulativa y su misticismo verbal obedece, creo yo, al empuje de esas variantes novísimas (increíblemente resurgidas) de pensamiento magico que, desde hace décadas, estan poniendo en cuestion el mismo paradigma racionalista clásico.

homeopatia-scattergoriesEl siglo XVIII supuso, entre otras cosas, la depuracion en Europa de todo resto de pensamiento magico, y la entronizacion definitiva del logos griego, de la racionalidad griega, tras mil quinientos años de letargo. Algunos quieren devolvernos al XVII, a la época preilustrada. Y no solo en el ámbito medico, con su bello discursito naturista mal entendido. También en muchas otras disciplinas de la cultura. Y nos estamos dejando. Ah, si Sagan, si Asimov, si Jay Gould levantaran la cabeza.

Al final acabaremos todos con una pata de conejo bajo la almohada. O donde sea que se pongan las patas de conejo, o se lleven. O invocando a alguna divinidad vieja o nueva. Iracunda o benévola. Quizá lo que pase es que tras el horrible (en su dimensión humana) siglo XX, hemos perdido la confianza en nosotros mismos, y la arrogancia. Dando un portazo, nos marchamos de casa de los “padres”, los dioses (s. XVIII) y tras una serie de palos y de reveses, ahora queremos volver a casa, de nuevo con ellos. Con los Dioses. Hace cosa de un siglo, Freud escribió El Porvenir de una Ilusión, análisis de la necesidad de divinidades por parte del Hombre. Pero creo que la Ilusión vuelve. Porque tenía un porvenir muy largo. Más de lo que soñaba Freud.

2 thoughts on “Un “repaso” a la Homeopatía

  1. la pata de conejo. No se refiere al pensamiento cuántico, o sí.
    Verdaderamente,da para todo.
    Hay muchas contradicciones ,cada día me asombro más .Unos artículos juran que estan en lo correcto ,luego viene la descalificación. pero es divertido leer tantas opiniones respecto a las
    enfermedades o enfermos para que nadie se moleste.
    Me quedo con mi propia versión.
    me encanta leer sobre la física cuantica.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s