Riesgos de lo “alternativo”

candletherapy
Candletherapy: muy relajante.

(Un pequeño “editorial” bastante crítico sobre las terapias alternativas)

Vivimos una epoca paradójica. La Ciencia Natural (la Ciencia a secas, pues para mí cosas como la Sociología sólo son Ciencia en la medida que son Ciencia Natural), y el binomio TecnoCiencia se encuentran en una situación social y culturalmente curiosa. Nunca en toda la Historia de la Humanidad se había alcanzado un conocimiento tan profundo de las leyes de la Naturaleza (mundos físico, quimicobiológico) y una mayor excelencia en su manipulación, dando lugar a poderosas e increíbles excelencias tecnológicas. Pero esta Ciencia o TecnoCiencia, sin duda la mayor conquista de la mente del Hombre, sufre hoy dia una situación de acoso, de peligro casi. He ahí la paradoja.

El acoso al legado racionalista

Año 2009. Un año futurista, fagocitado ya por el Tiempo aquel redondo 2000 clave en la mitología futurista de Occidente desde mediados del XIX. Fagocitado tambien el 2001, otro guarismo notorio en la cultura popular no tanto por ser el primer año del XXI como por venir asociado a la excelente Odisea de Kubrick y su deliciosa asociación tecnohumanística (“humanística” en el buen sentido, en este caso). En el año de CienciaFicción que vivimos y en el que yo diría que su TecnoCiencia se encuentra perfectamente a la altura de los viejos mitos del porvenir del XIX y el XX, estamos ante una desconcertante Cruzada intelectual, política y académica contra el método científico (herramienta esencial sin la cual estaríamos todavía inmersos en una cultura de tipo especulativo como la de cualquiera de las civilizaciones humanas anteriores al Occidente del siglo XVII) y contra el poderoso legado de la Ilustración, incuestionable no hace tanto. Pues sí, nos sale hoy al paso toda una armada de académicos e intelectuales que desde las “Ciencias” Sociales principalmente y desde la “Humanidades”, intentan de algun modo dinamitar nuestra cultura intelectual (racional y científica)y devolvernos a una especial de renacida Edad Media, como aquella anterior al XVIII, frívolamente asimilando (entre otras cosas) la Ciencia y su aparato con una disciplina cultural mas, exaltando la Ideología y sus entramados verbales por encima de las verdades (es decir por encima de los hechos, vaya) de la Naturaleza. Y es que empiezan diciendo que la “Verdad” como tal no existe. Pues sí que existe.

¿La “verdad” de la Esfericidad de la Tierra, su movimiento elíptico en el Espacio, no existen?? Son acaso una costruccion sociocultural?? No existe la mecánica newtoniana (naturalmente con su refinamiento einsteniano)??? Una broma a la que soy muy aficionado: que prueben esos intelectuales a saltar desde un octavo piso, a ver en qué queda la construcción sociocultural, el entramado de textos a los que según dicen se reduce la Física. ¿Y cómo se las arreglan para trasladarse por el aire a mil kilómetros por hora en una enorme bala de metal de no se cuántas toneladas de peso? ¿Gracias a los textos?

Postmodernismo malsano

Un malsano postmodernismo infesta las Universidades (y Escuelas y pequeñas escuelas anejas) y la vida pública y política. No hay progre hoy dia que no se dedique a alabar lo “alternativo” y a cargar de paso contra la satánica Industria del Medicamento, denunciando su enésima perversión oculta. El mayor error de la “izquierda” (servidor no cree en esa divisoria arcaica) es otorgar credibilidad a los charlatanes que criminalizan la Ciencia, rinden culto a orientalismos y demás y se lanzan al palique “alternativo” con sus enfoques “holísticos” y “humanísticos (aqui en el sentido sectario). No, no existen Ciencia ni Medicina alternativas, la Ciencia o la Medicina o son científicas y racionales o no son, o siguen el método científico (admito que la noción de método científico es compleja) o no son. Y no importa si vienen de Oriente o de Occidente. As simple as that. Una tupida cobertura verbal ampara a los trileros que viven del ya denso hormiguero de “disciplinas”, habiendo conseguido ya unas cuantas de ellas poner un pie en nuestras atolondradas Universidades, pero que son sólo especulación en el mejor de los casos y una peligrosa estafa intelectual (y económica) en el peor. Flores de Bach, de Bush, y un autentico bosque floral, ahí fuera, en esas escuelas y clínicas. Aromaterapia, candletherapy, orinoterapia (sic), magnetoterapia, osteopatía, y un etcétera ya largo. La más “respetable” de esas disciplinas especulativas es la Homeopatía, que lleva casi doscientos años vendiendo humo. Bueno, humo. Más bien tubitos con 5 ml de agua a cinco euros (cuatro libras esterlinas en el Reino Unido). O sea, que cómo será la menos respetable.

La menos respetable aconseja por ejemplo a los enfermos de cáncer que desistan de los fármacos prescritos (anticancerosos, analgésicos) y se sometan a terapias de corte místico que aceleran el dolor y la muerte.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s