Medicina convencional y no convencional

tiempodesparelajaciondescansorelaxchicag

Lo primero que hago cuando llego a una ciudad nueva en la que voy a establecerme una temporada es…hacerme rápidamente miembro de la red de bibliotecas públicas que me corresponde por área.

No son sólo los libros y los papeles que (al menos de momento) uno sigue encontrando en ellas y hacia los cuales uno gravita, sino también el hecho de que esos espacios, las bibliotecas, son una especie de “refugio” en el que todo discurre de una manera más suave y lenta. Uno tiene la sensacion ahí adentro de que el mundo exterior le ofrece una especie de tregua momentanea, interrupción breve de agresiones.

En Londres me ha tocado en suerte la red del Borough de Waltham Forrest. Son siete u ocho bibliotecas apañaditas, chulas.  Pero tanto aqui como en el resto de bibliotecas públicas inglesas a las que he ido afiliándome en el último bienio, he acabado descubriendo un par de cosas que me ponen bastante nervioso.

Sobrerrepresentación de lo “alternativo”

En la sección de Ciencia y Sanidad de practicamente todas esas bibliotecas populares uno encuentra muy pocos libros de Farmacologia, drogas o mecanismos de reacción o interacciones de substancias con sistemas biológicos. O incluso ninguno. Con lo que sí te topas indefectiblemente es con un desdichado montón de mamotretos dedicados a lo Alternativo, en especial a la traída, llevada y masticada Homeopatía. No solo esa disciplina falsaria se encuentra mimada y sobrerrepresentada, tambien lo está el resto de la panoplia misticoide.

Pero hay un detalle que a este servidor le saca especialmente de quicio. A la creciente, casi avasalladora, presencia de esos libros que deseducan del modo mas desgraciado a la población, se añade un truco o “estrategia” constante de sus autores y editores: la insistencia en llamar a la medicina racional y científica medicina convencional.  Y junto (frente) a esa medicina “convencional”, nos sirven ellos su material pseudohumanístico y alternativo. En el mejor de los casos dicho material se nos presenta como un conjunto de terapéuticas alternativas frente a las terapias convencionales farmacologicas. Y en el peor, como auténticas substitutas.

El uso del lenguaje, de la terminología, de la fraseología no es casi nunca inocente.Al llamar medicina convencional a la medicina cientifíca estos amigos estan armando un peligroso edificio conceptual según el cual sus charlatanerías escritas se colocan en un nivel mas “avanzado”, un escalón por encima, digamos, no sólo desde un punto de vista humano, sino hasta científico.

Foto: http://www.medicina-alternativa.com.mx/

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s