La gravedad mata

734325_532559900098359_221139474_n

La Ciencia no es un relato, ni es una construcción socio-cultural, o no en lo esencial. Tampoco es una sucesión contradictoria de paradigmas. Es un núcleo creciente de conocimiento positivo y auténtico. Es una crónica privilegiada de la verdad del mundo. De su estructura y fundamentos.

Luego, lo que políticamente hagamos con esa verdad (exaltarla, negarla o simplemente filtrarla), depende de nosotros y de nuestras ideologías cambiantes. De nuestro caprichoso mundo mental.

2 thoughts on “La gravedad mata

  1. La ciencia es solo una construcción humana en base a hechos concretos, lo dice el Astrologo en la primera parte de Los Lanzallamas de Roberto Arlt, la descripción física del mundo no es el mundo. La Gravedad no es Ciencia, la ciencia consta de la teoría gravitacional de Newton. La Gravedad como hecho ha existido mucho antes de que hubiera ciencia para describirla. La ciencia no es la verdad del mundo, no puede serla. La descripción física de una roca no es la roca. Los hechos no son verdades, para que algo sea “Verdad” debe de ser considerado como tal por un sujeto o individuo, en un mundo sin seres conscientes no hay verdades, solo hechos vacíos de sentido.

    La Ciencia funciona para el ser humano como un nuevo tipo de mitología, puede ser considerada como “verdad” en cuanto le da sentido al mundo, tal como lo hicieron las mitologías de los hombres en las cavernas. Ver a Carl Sagan en su serie durante los ochenta daba la sensación de estar con un chaman, su idea de que el ser humano es una forma en que el universo puede conocerse a si mismo es más mística que científica. La idea de la ciencia como “verdad” es metafísica, la Ciencia (tal como ha venido haciendose desde que existe el ser humano) es mera descripción de hechos naturales que hemos usado para manipular la naturaleza a nuestro favor para sobrevivir, una mera herramienta evolutiva.

    Solo dentro de una ideología la Ciencia pasa a tener “sentido”, C.S Lewis comparaba a la Ciencia Ficción con los relatos Fantásticos o Cuentos de Hadas, en cuanto a que representaban una nueva Mitología. La fe en la ciencia se produce cada vez que la usamos para darle sentido a la existencia. El peligro de considerar a la Ciencia como una disciplina objetiva es que pasa a llevar a la ética, la Ciencia en si esta más allá del bien y del mal, pero el científico (en cuanto a ser humano) no puede estarlo.

    Puede diferenciarse a la Naturaleza y a las leyes naturales (hechos sin sentido trascendental) de la Ciencia (como conjunto de conocimientos humanos y por tanto susceptible a cualquier ideología).

    La ciencia es tanto un relato y una construcción social como un núcleo creciente de conocimiento positivo y autentico. Pero para verlo es necesario ir más allá del pensamiento lógico y de la idea de la no contradicción hacia el pensamiento mítico de que una cosa puede ser dos cosas como menciona Neil Gaiman en su novela Los Hijos de Anansi

  2. Estoy básicamente de acuerdo, salvo algún matiz, con todo esto que has escrito.

    Dices que la “verdad” necesita de conciencias que la abracen. De otro modo, sin conciencias, sin seres conscientes, no puede haber “verdades”. Ya que nadie las reconocería como tales.

    Pero esos hechos, que una conciencia (de existir) reconocería como “verdades”, están efectivamente ahí. Y tu mismo lo admites. Es decir existe un armazón previo de hechos, una determinada estructura, de objetos y sucesos que son de una manera y no de otra. Otra cosa es cómo procesemos nosotros (las “conciencias”, los seres concientes y racionales) ese armazón de hechos, esa estructura que se nos presenta.

    Sí. La gravedad existe. Y es descriptible matemáticamente. Nos permite predecir de una manera precisa la dinámica de un cuerpo. Pero sería concebible un Universo arbitrario y sin ley, en la que dicha descripción, y predicciónes derivadas, resultasen imposibles.

    Visto como tú lo ves, sí, la ciencia es un constructo social. Podemos estar de acuerdo. En la medida en que es un producto humano, susceptible de ser alterado (o adulterado) por ideologías, o la habitual carga humana de prejuicios, sesgos o distorsiones interesadas. Y es una herramienta (la ciencia) que puede usarse en muchas direcciones. No todas adecuadas moralmente.

    Pero de nuevo: los hechos están ahí, las cosas son de una determinada manera. El Universo es cognoscible y sujeto potencialmente a la disciplina de lo racional. Podría no serlo. El Universo, en lugar de ese lugar susceptible de descripicón científica, podría haber sido más bien un caos arbitrario. Dicho metafóricamente: hubiera podido estar en manos de “dioses caprichosos”. En tal Universo, la razón sería una locura. Pero, para nuestra suerte, no es así. Y esto, en el fondo, y más allá de disquisiciones filosóficas, es lo verdaderamente importante. Lo único importante para nuestros propósitos como especie.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s