Björk /Army of Me

And if you complain once more / You’ll meet an army of me 

El clip es también un pequeño despliegue de tecnología onírica. Y aunque no sea el tema principal al que se refieren letra e imágenes (el apremio de Bjork a su hermano para que salga de su postración), una idea que nos surge al ver el vídeo es que la tecnología no es solo un producto de la mente humana. También lo es, de modo más general, de la mente racional, y no necesariamente humana. O que los desarrollos tecnológicos, en una línea temporal distinta, hubiesen podido dar un resultado de apariencia “inhumana”.

Bjork / Army of Me (1995)

 

 

 

 

 

 

Advertisements

Space Oddity (1969)

David Bowie (1947-2016)

El Mayor Tom es un personaje imaginario pero ya icónico en la historia de la música popular. Su peripecia onírica nos fue narrada por primera vez en la Rareza Espacial (Space Oddity) de  David Bowie, en julio de 1969.

Sí, ese mismo Julio de 1969 en que se produjo el primer alunizaje, el del Apolo XI de los Armstrong, Aldrin y Collins. Y la BBC utilizó la canción de Bowie durante su transmisión televisiva del alunizaje.

Altamente creativo, sí, pero Space Oddity es un producto de una era única, finales de los 1960, en que la pasión por la conquista del Espacio capturaba la imaginación e impregnaba la cultura popular. 2001, a Space Oddisey, estrenada un año antes, es una inspiración evidente para Bowie. Y su Mayor Tom es un Dave Bowman en un módulo de hojalata, pero a quien también fascina el aspecto, prometedor y extraño, de las estrellas.

I’m stepping through the door
And I’m floating in a most peculiar way
And the stars look very different today

Later That Same Life

Así nos cuenta Peter Emshwiller su fascinante “viaje en el tiempo” de 1977 a 2015 al encuentro con su yo futuro, en una especie de imposible talk show. 

“You see, back in 1977 when I was 18 years old, I interviewed my future self. Using state of the art (for its time) equipment, I recorded one side of a time-travel talk show.

I sat in a well-lit chair in a completely black studio and, like some teenaged Johnny Carson, chatted with an invisible older me. During this one-way conversation, I asked my older self tons of questions about my future – from career to family to art to friendships to sex. Then I recorded many different reactions to each possible answer, ranging from polite nods, to joy, sadness, annoyance, surprise, and outright horror.”

Later that Same Life 

The Cult: Revista de la Tercera Cultura

a9618d3040c331c1b02c676183f31165_L (1)Leemos en el Quienes Somos de The Cult:

El arte y la ciencia en conversación. Esa es la premisa de la que parte THE CULT. Crear un espacio donde esos dos sectores se encuentren con naturalidad, regalándonos emociones, asombro y reflexión”

“Tenemos algunos indicios de que ese diálogo que planteamos entre ciencias y humanidades es, como mínimo, una nueva referencia. En THE CULT sabemos que el arte puede contagiar emociones científicas, y que la ciencia puede ser tan reveladora como una obra artística”.

“En el ámbito de la divulgación, The Cult se inscribe en la corriente de la Tercera Cultura, que promueve el encuentro entre las ciencias y las humanidades. Defendemos los principios de orden y jerarquía de la cultura periodística, y por ese motivo, en un tiempo de crisis y de grandes cambios, revindicamos el periodismo de fuentes, lejos del dogmatismo, la superficialidad y el sensacionalismo. Porque lo más destacado en The Cult no es lo último ni lo más leído, sino lo más importante”.

Navidad biotecnológica

christmas_tree_fungiDescubro, en el blog de laboratorio, este cultivo de tema navideño (izquierda) en placa de Petri. Un bonito árbol de Navidad recreado con microorganismos. Según nos explica el autor, la estrella o zona amarillenta de la parte superior es un cultivo de Talaromyces stipitatus; por su parte, las “ramas verdes” del árbol están formadas por un cultivo de Aspergillus nidulans; en tanto que el tronco no es otra cosa que un hongo del mismo género Aspargillus: el terreus. 

B5DTJPtCEAAwtIePero además de ofrecernos la posibilidad de crear arte mediante cultivos fúngicos esparcidos sobre su superficie, las placas de Petri también pueden servirnos ellas mismas como adornos para nuestro árbol de Navidad. Como estas de la derecha, en tres colores (presuntos “cultivos”) diferentes, y que hemos encontrado en ese paraíso del biofrikismo que es la tienda Etsy, sección Artology. (En este caso, las placas son fake, eh: tan solo una reproducción. XD).

¡Feliz Navidad!

La “ciencia poética” de Ada Lovelace

ada-lovelace-101212

“My brain is more than merely mortal…as time will show”.

Aquí una curiosa entrevista imaginaria (en New Scientist) a Augusta Ada Byron, Lady Lovelace, hija de Lord Byron y Anne Isabella Noel Byron. Escritora, matemática, corresponsal y comentadora de Charles Babbage, a Ada Lovelace se la considera la primera “programadora” de la historia de la informática. El lenguaje de programación ADA, desarrollado en 1980, recibió su nombre en honor suyo.

La madre de Ada, Anne Isabella, fue mujer de poderosa inteligencia, instruida en ciencia, matemáticas filosofía y literatura. También era de una religiosidad estricta, con lo cual Lord Byron no parecía un marido del todo adecuado para ella. Pero el caso es que, contra todo pronóstico (y a pesar de las advertencias de su prima Lady Caroline Lamb), el enlace acabó teniendo lugar.

A Anne Isabella le horrorizaba la posibilidad de que también Ada se viese poseída por el demonio de la poesía, o de que heredara la destemplanza del padre. De manera que, a modo de posible antídoto, procuró instilar en su hija el interés por el estudio de las Matemáticas. Confiando en que estas le sirviesen de disciplina mental y corrigiesen peligrosas desviaciones poéticas.

De hecho, Ada compartía con su madre un fuerte interés por las matemáticas (Byron llamaba a Anne Isabella “mi princesa de los paralelogramos”). Pero junto a la devoción por los números, el espíritu poético de Byron también aleteaba con fuerza en Ada. Sus matemáticas eran ardientes, apasionadas. En una carta de la década de 1840, Ada escribió a su madre: “if you can’t give me Poetry, give me at least Poetical Science!” 

Poetical Science. Un marco mental, en que Ada parecía dar a la ciencia misma una dimensión poética. La hija de Lord Byron vislumbraba para la máquina analítica de Charles Babbage funciones que iban más allá del frío cálculo. Calcularían, pero también actuarían sobre lo calculado. Vio en ese mecanismo (precursor de los ordenadores) la capacidad futura de crear, entre otras cosas, gráficos o composiciones musicales. Las cartas que intercambió con Babbage incluían su mathematical insight, pero también muestras de su poderosa imaginación.

Ada Lovelace: a Victorian computing visionary