La Invención de Morel

Morel-6_-Nathan-Granner-Morel-Valerie-Vinzant-Faustine-Kimberly-E.-Jones-Dora-David-Govertsen-Stoever-Barbara-Landis-Duchess-1024x683

La Invención de Morel (Bioy Casares, 1940), una novela pionera de la realidad virtual.

(Foto: The Invention of Morel. Chicago Opera Theatre, 2017)

Advertisements

Asimov: Profesión (1957)

NUEVE FUTUROS (Isaac Asimov)Profesión, de Isaac Asimov, nos muestra una sociedad del año 6510 DC cuyo sistema educativo se basa en dos jornadas fundamentales en la vida de un individuo: el Día de la Lectura, cuyo rito tiene lugar a los 8 años, y el Día de la Educación, una década más tarde, a los 18.

En esta época a cuatro mil años de distancia de la nuestra, el desarrollo tecnológico es tan avanzado y tan elevada ya la exigencia de generar rápidamente conocimiento especializado que ha sido necesario buscar atajos a la formación típica y tradicional: esa que de siempre nos ha exigido años (incluso décadas) de lento aprendizaje. En el mundo de Profesion, hombres y mujeres ya no aprenden a “trocitos”, ya no se pasan años y años recorriendo libros de diferentes materias, quemándose las cejas sobre textos impresos en papel (o digitalizados en una pantalla, for that matter).

Ha sido ya superada esa metodología de estudio propia de las Civilizaciones Antiguas (como la nuestra), en que habíamos de absorber y procesar conocimientos con esfuerzo, dejándolos madurar para que, con el tiempo, fuéramos haciéndolos nuestros. En este siglo LXVI, una increíble neurotecnología es capaz de inocular en un individuo (en los días señalados: Lectura y Educación) toda una habilidad completa o el dominio de una materia en una única sesión de sólo unos minutos. Un dispositivo (sobre cuyo detalle técnico Asimov no se explaya) te confiere en un santiamén, y sin ningun tipo de aprendizaje previo, la capacidad lectora (Día de la Lectura) o el completo cuerpo de conocimientos que exige una profesion especializada (Día de la Educacion).

Todos esos muchachos que, recién cumplidos los 18, se apiñan en las salas de los centros de Educacion saldrán de ahí, en unas horas, convertidos en Programadores Diplomados, Estadísticos Diplomados, Matemáticos Diplomados, Metalúrgicos Diplomados, Obreros Diplomados o hasta Taxistas Diplomados. Es decir, con un título que les habilitará en exclusiva para desempeñar alguna de las innumerables tareas que componen las gigantesca Civilización Humana.

La elección de la Especialidad no corre a cargo del muchacho o muchacha que recibe los electrodos del sistema neurológico de aprendizaje (aunque desde luego el educando habrá tenido previamente sus preferencias). Dependerá tan solo de la conformación específica de su cerebro y sistema nervioso. Las aptitudes que su genética y conformación nerviosa determinen. Los pedagogos expertos decidirán qué especialidad es la que corresponde a cada cual: la más adecuada a su capacidad cognitiva. Esa, y ninguna otra, será la formacion que se le transmitirá tecnológicamente en el Día de la Educación. Sin que su preferencia previa tenga la más mínima importancia.

Toda creatividad y pensamiento original parecen estirpadas de este mundo de insectos económicos productivos y altamente especializados. La gente recibe toda su formacion de una tacada, esa que ha de permitir a cada uno ser un profesional competente en la gran colmena de la Civilización. Y, en lo que respecta a la Educación, aquí se acaba la historia.

George Platen acaba de cumplir dieciocho años. Es un joven inquieto y rebelde, con ambiciones y una marcada individualidad. Tiene sueños y fantasías, aunque también sabe lo que quiere. Introspectivo y algo solitario, es muy aficionado a los libros (lo que en 6510 es una excentricidad aun mayor que en 2015). Le gusta aprender a trocitos, como se hizo siempre (sin que él tenga la menor idea de ello) en los tiempos antiguos. Tras el inminente Día de la Educación, George sueña con convertirse en Programador Diplomado. Incluso ha leído ya algunos libros sobre la materia, algo que oculta a su entorno, pues ni lo entenderían ni lo aprobarían. Confía en que su conformación cerebral le habilite para la Programación. Casi lo da por hecho.  Al menos esa es su ambición y deseo.

Llega por fin el día de la Educación y George es convocado, junto a decenas de jóvenes tan asustados y/o esperanzados como él, en uno de los grandes centros educativos. Ahí, junto a los otros, esperará a que le llamen para que un mecanismo misterioso lo convierta en un Diplomado. ¿Diplomado en qué? Pues en lo que máquina y técnicos estimen adecuado en función de sus (teóricas) capacidades intelectuales. Pero George va a encontrarse con la mayor frustración de su vida. Su autoestima caerá en picado, casi hasta el autodesprecio, lo cual le llevará a una desesperada huida. Pero con el paso del tiempo, irá descubriendo que las cosas no son en absoluto lo que parecen. Ni respecto a él mismo ni a la Sociedad que le ampara.

Profesión apareció por primera vez en el número de julio de 1957 de Astounding Science Fiction, y fue más tarde incluida como historia principal en la coleccion Nine Tomorrows (1959). Tiene algo de novela juvenil, de iniciacion y descubrimiento. Uno de los relatos (largos) más imaginativos de Asimov, puede leerse como una reflexión sobre la Educación, el papel en ella de la tecnología, la forma en que se adquiere el conocimiento y cuáles son los objetivos de dicho conocimiento. También es un bonito (algo ingenuo) homenaje a la creatividad y el talento, la pasión por el aprendizaje y la creencia firme en las propias capacidades.

Asimov: Franchise (1955)

la_tierra_basta.previewReleyendo estos días Earth is Room Enough (Doubleday, 1957), magnífica colección de relatos del siempre sugestivo Isaac Asimov. Muchas de las piezas de la colección son memorables, pero en mi nueva relectura hay una en concreto que me ha llamado especialmente la atención. Se trata de Franchise (Sufragio Universal), relato aparecido por primera vez en la revista If: Worlds of Science Fiction, en el número de agosto de 1955.

Franchise imagina unos EEUU del futuro (¡año 2008!) como una gigantesca democracia electrónica. (2008 es ya el pasado para nosotros, y por tanto uno de esos paleofuturos de los que hablábamos en nuestro post anterior). El auténtico protagonista del relato es un ordenador de tamaño ciclópeo y prácticamente omnisciente: Multivac, “personaje” tecnológico que también aparece en otras historias cortas de Asimov.

En este 2008 (paleo)futurista de Franchise ya no es necesario celebrar físicamente las elecciones presidenciales cuatrienales, con su habitual feria de urnas y colegios electorales, recuentos, análisis y progresivos índices de participación/abstención. Las cosas se hacen de otra manera. De entre los centenares de millones de ciudadanos estadounidenses con derecho a voto, Multivac escogerá tan solo a uno, aquel que juzgará más representativo del conjunto del electorado y de su previsible comportamiento, calculado al detalle por la máquina. A este ciudadano escogido, Multivac va a plantearle una serie de preguntas sobre diferentes temas de interés político, social o comunitario. Las respuestas del “votante” único podrán ser, según el libre criterio de éste, tanto lacónicas (incluso monosilábicas) como palabreras. Pero será a partir de ellas y sus análisis que Multivac será capaz de establecer con precisión cual habría sido la decisión del cuerpo electoral en su conjunto en unas elecciones al uso.

Norman Muller: el “elector” 

¿Y quien es el ciudadano que selecciona el supercomputador para este sufragio supuestamente universal, pero en la práctica reducido a un solo votante representativo? Pues un tal Norman Muller, anodino empleado de Indianápolis. Un hombre que parece el arquetipo mismo de la clase media norteamericana de los años cincuenta. Ya comentamos que el visionario Asimov lo es (y mucho) en lo que respecta al cambio tecnológico. No tanto en el cambio cultural: la típica sociedad de la América 1950s aparece fosilizada en muchos de sus escenarios, incluso del futuro lejano. Continue reading “Asimov: Franchise (1955)”

“Alopatía y homeopatía en el amor”

augAlopatía y homeopatía en el amor, según las explicaciones del doctor Andres Hurtado en El Árbol de la Ciencia. Trasunto parcial del propio Pío Baroja, Andrés es también un médico de tendencias filosóficas, inquieto y un punto sombrío. Con una especie de rebeldía íntima y reconcentrada.

El Árbol de la Ciencia, escrita en 1911, está ambientada hacia 1890.

Andrés divagaba, lo que era su gran placer, en la tienda de Lulú. Ella le oía sonriente, haciendo de cuando en cuando alguna objeción. Le llamaba siempre en burla don Andrés.

–Tengo una pequeña teoría acerca del amor –le dijo un día él.

–Acerca del amor debía usted tener una teoría grande –repuso burlonamente Lulú.

–Pues no la tengo. He encontrado que en el amor, como en la medicina de hace ochenta años, hay dos procedimientos: la alopatía y la homeopatía.

–Explíquese usted claro, don Andrés –replicó ella con severidad.

–Me explicaré. La alopatía amorosa está basada en la neutralización. Los contrarios se curan con los contrarios. Por este principio, el hombre pequeño busca mujer grande, el rubio mujer morena y el moreno rubia. Este procedimiento es el procedimiento de los tímidos; que desconfían de sí mismos… El otro procedimiento…

–Vamos a ver el otro procedimiento.

–El otro procedimiento es el homeopático. Los semejantes se curan con los semejantes. Éste es el sistema de los satisfechos de su físico. El moreno con la morena, el rubio con la rubia. De manera que, si mi teoría es cierta, servirá para conocer a la gente.

–¿Sí?

Continue reading ““Alopatía y homeopatía en el amor””

Historia Contrafactual o Ucronía

pkd_themanin

Recupero un artículo de 2010 sobre un fascinante género, el de la Historia Contrafactual o Ucronía, que recrea mundos históricos alternativos. Tal cosa puede hacerse en clave literaria o ensayística.

En el ámbito literario, la ucronía a menudo se incluye dentro de la llamada ciencia-ficción. Aunque en rigor, la ucronía solo sería ciencia-ficción si la divergencia temporal (la historia generada a partir del punto de divergencia) fuese producto de un inconcebible dispositivo tecnológico inserto en la propia historia. Y que a su vez fuese descrito de modo verosímil. Living Space (Earth is Room Enough), de Isaac Asimov, tal vez sería un ejemplo.

Por otra parte, no considero ucronías aquellos paleofuturos ya cronológicamente superados y que eran futuro (y no pasado ni presente) en el momento en que el autor los creó. De acuerdo con esto,  Man in the Highcastle de P K Dick (ambientada en el mismo 1962 en que es escrita) o Pavana de K Roberts son ucronías. En cambio 1984, de Orwell, redactada en 1948, no.

HISTORIA CONTRAFACTUAL Y UCRONÍAS

La Historia contrafactual es un interesante ejercicio de especulación que puede ocupar a historiadores del más alto nivel. Se trata de imaginar un mundo paralelo o alternativo en el que la Historia evoluciona de manera diferente a partir de un determinado punto de divergencia.

02Ese punto de divergencia implica el cambio “de signo” de un hecho histórico o hechos relacionados y próximos en el tiempo. A partir de ahí, el historiador va construyendo especulativamente todo un itinerario histórico alternativo que alcanza hasta nuestros días.

La invasión de Inglaterra por Felipe II, el triunfo del Sur en la guerra de Secesión norteamericana o la victoria nazi en la Segunda Guerra Mundial son algunos de los “mundos si” más analizados por la Historia Contrafactual. ”

La vertiente literaria: la Ucronía. Cuatro ucronías célebres

La versión literaria de la Historia contrafactual es el género de la Ucronía y constituye uno de los ejercicios literarios más apasionantes, enmarcándose a menudo (aunque tal vez no de una manera muy acertada) en el género fantacientífico. Cuatro de las obras ucrónicas más célebres son:

Pavana (1968), de Keith Roberts. En esta Inglaterra alternativa ambientada en la década de 1960, Felipe II logró invadir la isla en 1588, incorporándola férreamente a los dominios católicos y aplastando el Protestantismo. El desarrollo de la TecnoCiencia se ve frenado en esta Europa Contrafactual. El nivel tecnólogico de esos años 1960 es similar al de la década de 1840 o 1850 de nuestro mundo.

El Hombre en el Castillo (1962), de Phillip K. Dick. Alemania gana la Segunda Guerra Mundial y los derrotados EE.UU. se convierten en una potencia fragmentada en zonas de influencia: el Este en manos de Alemania, y el Oeste dominado cultural y políticamente por el Japón.

Patria (1993), de Robert Harris. Ambientada en la década de 1960, también plantea el escenario ucrónico de El Hombre en el Castillo: una Alemania vencedora en la Segunda GM. Aquí, la Guerra fría se da entre EE.UU y Alemania, con una Rusia que se dedica a boicotear a esta última con el apoyo soterrado de EE.UU.

El Complot contra América (2004), de Philip Roth. Roosevelt pierde las elecciones de 1940 en manos de Charles Lindbergh, lo que da lugar a un posicionamiento de EE.UU. en favor de la Alemania Nazi, aunque manteniendo Lindbergh al país fuera de la guerra. A nivel interno (de EE.UU.) se desarrollan políticas antisemitas.

What if? : 20 ensayos de historia militar contrafactual

Volviendo a la Historia Contrafactual, una obra de gran interés y que nos da una visión global de los “mundos paralelos” es What if? (1999). Consta de 20 ensayos a cargo de historiadores militares americanos, que se ocupan de los más diversos escenarios alternativos en los que hay un guerra o batalla involucrada.

Algunos ejemplos son: la invasión de Europa por los Mongoles; la Muerte de Cortés antes de la conquista de México; la victoria persa en Salamina; la derrota frente a la metrópoli británica de las Trece Colonias estadounidenses en 1776; la invasión de Inglaterra por la Gran Armada española; el triunfo de la Confederación en la guerra de Secesión estadounidense; la incorporación de Alemania al Imperio Romano; la neutralidad de Inglaterra durante las dos guerras mundiales.

Dos ejemplos de mundos Si

Vamos a especular con dos de los “mundos si” más abundantemente considerados:

La invasión de Inglaterra por la Gran Armada, 1588

Punto de divergencia: La invasión de Inglaterra por la Gran Armada en 1588. Evolución alternativa: Inglaterra queda incorporada al imperio de Felipe II, pero al igual que Holanda y otros territorios será un constante quebradero de cabeza para el rey. La desaparición de Inglaterra como enemigo y rival no sirve para detener la decadencia del Imperio Español a lo largo del siglo XVII.

Pero a nivel de las Américas se dan sucesos que desfiguran por completo nuestro mundo conocido: la no existencia de los Estados Unidos, algo que crea un enorme vacío conceptual a la hora de considerar este mundo paralelo; la consolidación del castellano, junto con las languidecientes lenguas indígenas, como lengua única de las Américas (a parte de su establecimiento en Inglaterra de modo similar al francés en 1066); y una mayor unidad política y fortaleza económica de la América Hispánica.

El triunfo del Sur en la Guerra de Secesión Estadounidense (1861-65)

Punto de divergencia: el triunfo del Sur en la Guerra de Secesión. Evolución alternativa: El Norte representa la modernidad social y económica y el Sur y su economía esclavista constituyen de alguna manera el pasado, al igual que en nuestro mundo. El triunfo del Sur sirve para mantener la independencia de los recién formados Estados Confederados de América, pero a pesar de la victoria de las armas, la Confederación tiene perdida la batalla de la Historia.

La mayor pujanza del Norte en relación a su vecino del Sur recordará a la de la futura Alemania Federal en relación a la RDA. Además, el Sur se verá enfrentado a una creciente oposición global a la Economía Esclavista. Al final, y bajo liderazgo del Norte se produce una reunificación hacia 1910, tras más de cuatro décadas de separación. Y el resto del siglo XX no resulta muy diferente del de nuestro mundo.

Stanislaw Lem: La Voz de Su Amo

Stanislaw_Lem_2A pesar de su densidad, La Voz de Su Amo (1968), es una de las novelas más fascinantes del polaco Stanislaw Lem (1921-2006), acaso el más grande autor de los que hayan escrito en eso que suele etiquetarse como ciencia-ficción. Pero más allá de los etiquetajes (que a menudo solo sirven para alimentar prejuicios y dificultar una valoración crítica y/o estética adecuada), con Lem sin duda estamos ante uno de las mayores figuras literarias del siglo XX. Y ello a pesar de que quizá algunos críticos y académicos (de formación esencialmente humanística) no estarían muy de acuerdo con este aserto.

Personalmente estoy convencido de que la importancia de Stanislaw Lem dentro del mainstream literario irá creciendo según avance el presente siglo. Tal cosa sucederá a medida que el impacto social y cultural de la tecnociencia (cada vez más abrumador y gigantesco) se deje sentir también en el mundo de la creación con propósito estético. De hecho, si hablamos de humanidades, no hay una mayor que la ciencia y el conocimiento basado en la evidencia, y tal idea no puede sino abrirse paso con el tiempo.

En La Voz de su Amo, Lem nos presenta un escenario similar al de Contact (1985) de Carl Sagan. Un mensaje procedente de las estrellas llega a la Tierra, se abre camino hasta el corazón de nuestra civilización, dejando a nuestros científicos e intelectuales llenos de zozobra. Mientras se dilucida si dicho mensaje es o no de origen artificial (es decir, si procede de una tecnología extranjera desde un planeta y un sol distantes), el impacto de dicho mensaje sacude todos los departamentos de nuestra cultura humana. Todo se ve sacudido y fuertemente influenciado. Desde la teología hasta el arte, pasando por la filosofía, la antropología, la psicología, la sociología o la política. La Voz de su Amo puede leerse, igual que otras obras de Lem, como uno de esos ricos y rebosantes textos borgeanos que se mueven entre la ficción y el ensayo, que borran la divisoria entre géneros.

La obra de Stanislaw Lem no es solo un verdadero festín intelectual: es también una representación de la cultura en un sentido total: aquel que incluye la ciencia experimental y la técnica en el entramado de nuestra vida y preocupaciones.

Continue reading “Stanislaw Lem: La Voz de Su Amo”